El Profesor Antonio Fernández-Rañada y la Enseñanza y Divulgación de la Física

In memoriam

El pasado 19 de mayo falleció el Profesor Antonio Fernández-Rañada. La División de Enseñanza y Divulgación de la Física lamenta tan sensible pérdida y se une al dolor de sus familiares y amigos. Desde estas páginas enviamos un agradecimiento póstumo a quien dedicó gran parte de su vida a fomentar la enseñanza y divulgación de las ideas físicas.

Después de terminar el bachillerato en Oviedo, el Profesor Fernández-Rañada marchó a Madrid para estudiar Ingeniería de Caminos, pero pronto se convencería de que su futuro estaba en la Física, por entonces una carrera poco conocida. Las ideas cuánticas, en las que las leyes naturales sobre el mundo atómico estaban regidas por la incertidumbre de Heisenberg, cautivaron su joven espíritu y, después de hacer la licenciatura en Ciencias Físicas en la Universidad Complutense (1962), se trasladó a París y en 1965 presentó su primera Tesis Doctoral en La Sorbona titulada “Causalidad y Matriz S”. A su vuelta a Madrid presentó una segunda Tesis Doctoral en 1967 sobre “Propiedades analíticas en la difusión pión-nucleón” en la Universidad Complutense (UCM).

Tras una dilatada carrera en la enseñanza universitaria, trabajando en las universidades de Barcelona, Zaragoza y Madrid, siempre en el área de Física Teórica, terminó su andadura como Catedrático de Mecánica Teórica, de Física Teórica y de Electromagnetismo en la UCM.

Esta sólida formación fue muy útil para llevar a cabo la tarea de Enseñanza y Divulgación que tiene encomendada la Real Sociedad Española de Física (RSEF). Por eso fundó la Revista Española de Física (REF) en el año 1987. Con ello, Fernández-Rañada se proponía crear un espacio para el encuentro de los físicos españoles. Desde el primer número de la revista promovió tanto la divulgación de temas de investigación avanzada como la difusión de los problemas que se presentan en los diferentes niveles de la Enseñanza de la Física. Los profesores de bachillerato y de los primeros años de universidad disponían así de un foro para difundir sus ideas sobre cómo trabajar con los estudiantes en el aula y en el laboratorio y sobre la manera de entusiasmarles en la tarea. La revista ha alcanzado una gran reputación en sus más de treinta años de andadura.

Su especial apoyo a la docencia lo hemos experimentado durante la andadura del Grupo Especializado de Enseñanza de la Física (GEEF), que surgió en el año 1997 y que se fusionó con el de Comunicación y Divulgación en el año 2018 para crear la actual División de Enseñanza y Divulgación de la Física (DEDF). El GEEF organizó un homenaje en el año 2013 con motivo de su jubilación, que se celebró en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Químicas de la UCM. En él intervinieron representantes de diferentes instituciones: Facultad de Ciencias Físicas y Rectorado de la UCM, Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, Fundación BBVA, Fundación Príncipe de Asturias, Universidad de Oviedo y RSEF, a los que se unieron estudiantes que habían sido alumnos suyos.

Especial mención merecen los Convenios firmados durante su presidencia, tanto con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid (2008), como con el Ministerio de Educación, para promover actividades de formación para el profesorado de Educación Secundaria. Así mismo, nos parece de justicia reconocer el acuerdo que llegó con la Fundación del Banco Bilbao Vizcaya-Argentaria bajo su presidencia (2005) para que los premios de Física de la RSEF pasasen a denominarse Premios de Física RSEF-FBBVA, con una dotación económica importante.

Para finalizar, queremos señalar que otro de sus grandes apoyos a la Enseñanza de la Física resultó ser la publicación del libro “Física Básica” de Alianza Editorial en su serie El Libro de Bolsillo. El Profesor Fernández-Rañada fue el impulsor y director de la publicación, además de uno de sus autores. El primer volumen apareció en 1993 y el segundo en 1997. Durante los más de cinco años que tardaron los autores en redactarlos, se reunían los fines de semana en el Departamento de Física de los Materiales de la UNED, hoy llamado de Física Interdisciplinar, donde intercambiaban opiniones sobre las tareas desarrolladas. En esas reuniones el grupo pudo disfrutar de la riqueza del pensamiento científico y filosófico del llorado maestro.

Ya en el prólogo del primer volumen se manifiesta explícitamente una de las opiniones del Profesor Fernández-Rañada sobre el papel social de la ciencia:  “Porque, hay que decirlo una y mil veces, si bien la ciencia no puede resolver en solitario los graves problemas de la humanidad, no podrán éstos en ningún caso ser resueltos sin ella”.

Esta frase podría ser la herencia que el Profesor Antonio Fernández-Rañada y Menéndez de Luarca nos deja a todos sus compañeros de profesión.

Desde estas páginas, la División de Enseñanza y Divulgación de la Física de la RSEF reitera sus condolencias a su compañera y esposa, la Profesora María Shaw Martos, y a sus hijos, nietos y demás familia.