Exposición “CIENCIA VIVA. Artículos originales (1908-1936) de los Premios Nobel de Física y de Química”

Biblioteca de la Facultad de Educación (UCM)

4 de abril a 30 de junio de 2022

ENTRADA LIBRE, 9:00 a 21:00 h

Si a lo largo del siglo XIX se habían terminado de matematizar los fenómenos mecánicos y se habían ido cuantificando los fenómenos termológicos, eléctricos y magnéticos, completando el edificio de la Física Clásica sobre la matemática del número real, el mundo de la continuidad y la noción de causalidad, el primer tercio del siglo XX sería testigo de dos auténticas revoluciones en Física.

Por un lado, para poder explicar la constancia de la velocidad a la que viaja la luz, los físicos tuvieron que modificar la visión newtoniana delespacio y el tiempo absolutos independientes. El nuevo concepto de “espaciotiempo” del Universo macroscópico daría origen a la Teoría de la Relatividad, una nueva forma de mirar a la Realidad y de concebir la naturaleza del Universo.

Por otro, los nuevos descubrimientos en torno a la naturaleza de la materia a escala microscópica darían lugar a la Mecánica Cuántica. Pero nada de esto habría sido posible sin las “novedosas” matemáticas concebidas en el cambio de siglo. Y es que, si a lo largo del siglo XIX se habían constituido como campos académicos separables, Matemáticas, Física y Química volvían a necesitarse y encontrarse durante el siglo XX. Incluso la Geología se les unía desde el campo de la Mineralogía estructural.

Dos instituciones se convertirían en los “árbitros” del progreso en Física y Química: las Conferencias Solvay con sus invitaciones a participar en las reuniones trienales que organizaban en Bruselas, y, sobre todo, la Real Academia de Ciencias de Suecia con la concesión en Estocolmo de los Premios Nobel de Física y de Química.

Este mundo es el que puede verse en esta nueva exposición, organizada con la colaboración de la División de Enseñanza y Divulgación de la Física (DEDF) de la RSEF: CIENCIA VIVA, es decir, una selección de trabajos originales de investigación con los que se estaba creando nueva Física y nueva Química, publicados entre 1908 y 1936 por Premios Nobel de la talla de Marie Curie, Peter Debye, Albert Einstein, Enrico Fermi, Hendrick Lorentz, Linus Pauling, Max Planck, Ernest Rutherford, Erwin Schrödinger, Pieter Zeeman, etc.

Junto a ellos, podrán verse trabajos relacionados con la Física y la Química de los dos únicos científicos españoles que hasta ahora han recibido un Premio Nobel: José Echegaray Eizaguirre (Nobel de Literatura) y Santiago Ramón y Cajal (Nobel de Medicina); los dos únicos puesto que Severo Ochoa consiguió el Nobel (Medicina) en tanto que ciudadano norteamericano.

En efecto, si los españoles podemos presumir de la presencia de un físico español en los Consejos Solvay, Blas Cabrera, lamentablemente, ninguno de nuestros compatriotas ha recibido aún un Premio Nobel en Física o en Química.